Phillips anota de cabeza y empata el partido, dejando boquiabiertos a los seleccionados de Argentina.