La selección francesa se aprovechó de la expulsión del jugador de Arabia y ganó 2-0 en el debut del Mundial Sub-20