El jugador Noruega rompe récord en Mundiales Sub-20 por marcar 7 goles en un mismo partido.