Kangin Lee, el centrocampista coreano del Valencia, filtró un pase mágico para que Cho Youngwook pusiera el 3-2 en el marcador.