Los juveniles colombianos se mostraron orgullosos de vestir la camiseta cafetera.