El delantero de la Albiceleste reconoce que pese a clasificar no se lleva un buen sabor de boca por el descalabro.