La inauguración de la Copa Mundial Sub 20 se vivió por todo lo alto en Auckland. A pesar del empate entre Nueva Zelanda y Ucrania los fanáticos dieron fe de que vivieron una verdadera fiesta del fútbol.