Ambos recintos tienen leyendas y testimonios de gente que ha presenciado almas en pena a lo largo de su historia.