Eso ya es cosa hecha. Matías Godoy recibe un balón robado desde el centro del área y el delantero tan solo la empuja para sellar el 3-1.