Los sudamericanos dieron un golpe de autoridad al vencer a los australianos en el arranque de la Copa del Mundo.