No ha pasado ni un minuto de iniciado el partido e Inglaterra llega peligrosamente al área española. Álvaro Fernández (ESP) logra tapar un peligroso remate que tenía destino de gol.