Se calienta el partido entre Inglaterra y España (Sub-17). Conato de pelea entre los jugadores de ambos equipos y el ábitro tiene que imponer autoridad sacando la tarjeta amarilla.