El Presidente de la FIFA, Gianni Infantino, fue el encargado de entregarles el trofeo a los ingleses, quienes no se guardaron nada en la celebración.