Horarios

Mar.Nov.24 12:00 AM EST
Mié.Nov.25 12:00 AM EST
Jue.Nov.26 12:00 AM EST
Sáb.Nov.28 12:00 AM EST
Mar.Dic.01 12:00 AM EST
Mié.Dic.02 12:00 AM EST
Vie.Dic.04 12:00 AM EST
Sáb.Dic.05 12:00 AM EST
Las hermanas Flores

Sabrina y Mónica Flores, las gemelas que escogieron camisetas diferentes

PORT MORESBY, Papua Nueva Guinea.- Estados Unidos eliminó a México este viernes en la Copa Mundial Sub 20 de la FIFA que se juega en esta ciudad, pero este no fue un partido más. Fue un nuevo episodio en una rivalidad entre dos naciones divididas por una frontera que amenaza con convertirse en un muro.
 
Hace un par de semanas México rompió el maleficio del 2-0 en Columbus y venció al vecino del norte en las eliminatorias rumbo al Mundial de Rusia 2018. Hoy las muchachitas de Estados Unidos tenían la oportunidad de resarcir esa derrota y acabaron consiguiéndolo.

 
Aunque no lo parezca, ambas selecciones que se batieron hoy en la cancha estaban muy unidas. Tanto así que en las venas de cada una de ellas corría la misma sangre, la misma pasión y se hablaba el mismo idioma.
 
Sabrina y Mónica Flores son dos gemelas que es casi imposible identificar cuando las tienes frente a ti. Ambas nacieron en los Estados Unidos de padres mexicanos, tienen el mismo estilo en el cabello, ambas estudian medicina en la Universidad de Notre Dame y han vivido juntas toda sus vidas. Pero una decidió representar al águila mexicana y la otra a su “hermana” calva.
 
“Se siente raro”, dijo Mónica antes de un encuentro que tomó como un desafío más sin importar que una parte de ella misma estuviera del otro lado de la cancha. De hecho, no fue la primera vez que se enfrentaron pues en el torneo clasificatorio para este mundial ya habían vestido camisetas diferentes.
 
 
Para los padres de ambas no fue difícil encarar una batalla entre sus hijas. “Ellos nos apoyan parejo a las dos. Solo quieren que tengamos un buen partido”, dijo la “mexicana”.
 
Por desgracia para ella el destino cruzó a ambas selecciones y ahora su hermana Sabrina es la única de la familia Flores que aún permanece en la competencia. Como no podía suceder de otra manera, al término del encuentro lo primero que hizo fue buscar a Mónica para consolarla.
 
 
En un momento donde la coyuntura política parece distanciar a dos países que viven prácticamente uno dentro del otro, en el extremo opuesto del planeta el deporte los unió de una manera bien pura. Sabrina y Mónica escogieron caminos diferentes, pero acabaron en la misma cancha, con el mismo objetivo y con el mismo corazón, aunque las banderas que llevaban bordadas en sus pechos no lucieron las mismas rayas.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!