Un cabezazo esquinado de Cristiane, después de un túnel de antología, pone el partido cuesta arriba para las oceánicas: Brasil 2-0 Australia.