En una aparatosa jugada la estadounidense Newis golpeó a la española Losada que terminó abandonando el juego entre lágrima.