La supremacía del Team USA parece difícil de superar, pero el panorama del fútbol femenino se prepara para un gran cambio.