Tras el incendio la catedral parisina ve sus últimas esperanzas en las canchas.