Las europeas tuvieron que sudar de lo lindo para vencer a unas africanas que prácticamente dicen adiós al Mundial Femenino.