Como no podía ser de otra manera, la delantero centro más mediática del mundo abrió el marcador para EEUU en el Mundial Femenino de Francia.