Australia es el próximo reto de la “Canarinha”, una prueba de fuego para el equipo que más pendientes tiene en su historia.