Con el trofeo de campeonas mundiales, las estadounidenses celebran con la afición en el Stade de Lyon.