Estados Unidos avanzó a la final de la Copa Mundial Femenina tras vencer a Inglaterra y es favorita a retener el título.