La australiana Hayley Raso estuvo a punto de ver finalizada su carrera por una falta, pero supo reponerse y llegar al Mundial.