Tras ser goleadas por Estados Unidos y Suecia, la Selección de Tailandia marcó su primer gol y causó una reacción conmovedora.