Suena el pitazo final y las jugadoras de Estados Unidos saltan a la cancha en una celebración histórica de su cuarta Copa del Mundo.