Apenas tres meses después del caos nuclear que provocó 15 muertos, las incansables japonesas dieron una histórica sorpresa en el Mundial.