Eugenie Le Sommer convirtió el primer gol del Mundial, siendo este el tanto más rápido en un partido inaugural de la Copa Mundial Femenina.