El campeón defensor le propinó a Tailandia la mayor goleada en la historia de los Mundiales Femeniles, superando un récord que le pertenecía a Alemania.