El impacto que deja una Copa del Mundo es tan grande que sus efectos ya llegaron a tierras aztecas.