Karina Sævik falló lo infallable. Quedó sola delante de la portería y mandó el balón a paradero desconocido.