Las actuales campeonas del mundo y el cuadro de la hoja de maple buscarán ahora la supremacía de la CONCACAF.