Las jugadoras no pudieron contener las lágrimas en un conmovedor momento.