A la selección germana le costó derribar la muralla asiática, pero Giulia Gwinn lo logró en el minuto 66 y le dio las tres unidades.