Horarios

Mié.Oct.23 11:35 PM EDT
Sáb.Oct.26 11:00 PM EDT
Lun.Oct.28 11:35 PM EDT
Mar.Oct.29 11:35 PM EDT

Martín Onti: Equal pay

LYON, Francia.- Estados Unidos es el nuevo Campeón Mundial de fútbol femenino. Tras imponerse a Holanda en la final de este domingo en la ciudad francesa de Lyon y ante casi 60.000 espectadores, el conjunto estadounidense se confirma como la gran dominadora de la categoría ya que de 8 Copas del Mundo jugadas la selección americana se ha impuesto en 4 de ellas.
 
Casi simultáneamente con la ceremonia de entrega del trofeo por parte de Gianni Infantino, el presidente de la FIFA, hubo en las gradas una reacción que no viene a ser más que la prolongación de una campaña de intenciones que lleva su tiempo de cocción. Al unísono, se entonaba el ‘Equal Pay’ al tiempo que Megan Rapinoe se dirigía a recibir el merecido galardón.
 
Tema espinoso el de los estipendios en el fútbol en el que hemos tratado de hacer hincapié en muchas ocasiones anteriores, siempre haciendo constar que las diferencias, en lugar de apuntar hacia arriba como lo propone el fútbol femenino, deberían promoverse hacia abajo.
 
El auge del fútbol femenil en el mundo nos sirve para darnos cuenta que siendo un deporte tan popular, los estadios, sin credos ni religiones que comulguen con el dinero, pueden abarrotarse de público desde el firme propósito de disfrutar del espectáculo familiar que trasmite este deporte, y que la necesidad de cotas salariales no debería ser tenida en cuenta a tenor de los visto últimamente en partidos de esta categoría considerada ‘inferior’ por mucha gente.
 
Esta Copa del Mundo de Francia 2019, nos ha servido para corroborar que la atracción popular estriba en acudir a ver a sus selecciones favoritas en aras de disfrutar del entretenimiento que depara un triunfo de sus equipos. Algo que ya se ha observado en la Liga de España, donde las audiencias han ido en constante aumento hasta llenar un Wanda Metrolitano para un cotejo femenino, incluso, con más asistentes que si hubiesen jugado allí el Atlético de Madrid-Real Madrid del Cholo Simeone y Zinedine Zidane respectivamente.
 
Entiendo a la gran capitana de Estados Unidos, Megan Rapinoe, y sus exigencias, pero, comparto mucho más, y con sincero e incuestionable apoyo, su lucha contra las desigualdades de sexo en esa cruzada por la totalidad igualitaria de los mismos, que fagocitar las diferencias remunerativas buscando altos sueldos en el fútbol usufructuando situaciones coyunturales.
 
Este es un momento ideal para proponer dicho ‘acercamiento’ en términos reales entre los emolumentos desconsiderados y grandilocuentes que recibe el fútbol masculino y los menos onerosos del fútbol femenino. El ‘Equal Pay’ para todos debe ser el objetivo final. El fútbol de los hombres y el de las mujeres deben acercar posiciones a lo que es factible y lógico en un mundo civilizado y no vivir en una irrealidad que ya produce pánico.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!