Horarios

Sáb.Ene.16 5:00 PM EST
Karla Villalobos en el mejor momento de su carrera como seleccionada costarricense. Foto: Getty Images

Karla Villalobos en el mejor momento de su carrera

TORONTO, Canadá.- “Tengo que ver el video primero para explicarte porque ni me acuerdo”. Todavía le tiembla la voz. “No me acuerdo de nada, nada más sé que entró, corrí y me abracé con todos”, confesaba Karla Villalobos a FIFA.com.

Se lo explicamos nosotros. Minuto 89’. Costa Rica pierde ante la República de Corea por 2-1. Las Ticas se van arriba. Katherine Alvarado intuye un hueco, y desde el círculo central saca un pase vertical al punto de penal. Karla lo ve y le pega con el alma. Empate. Entonces sí, carrera a la banda y avalancha de compañeras para celebrar un punto de oro que deja a la Tricolor como escolta de Brasil en el Grupo E de la Copa Mundial Femenina de la FIFA Canadá 2015™.

“Es algo impresionante. Sube la adrenalina de tal manera que ni puedes pensar”, continúa la jugadora de 28 años de edad, único cambio que hizo la entrenadora Amelia Valverde en todo el partido.

“Sólo puedo darle las gracias a Dios, porque lo puse en sus manos desde el principio. Después de todo lo que pasé. Esto es un premio para el que sabe esperar”, decía con emoción pura.

Porque la delantera del Heredia estuvo a punto de retirarse antes de viajar al Mundial. Pero la gente que la quiere, y que sabía de su talento, la animó a seguir. “Muchas lesiones”. Recuerda especialmente la que la privó de ir al premundial en octubre del año pasado. “Y es muy difícil compaginar la vida diaria con el fútbol. Los entrenamientos te quitan horas de trabajo y es difícil”, explica esta empleada de una empresa de outsourcing de Costa Rica.

Segundas oportunidades

“El cuerpo técnico me apoyó mucho y me abrió puertas”, dice agradecida la conocida como Mamba. Ellos también la supieron esperar. Porque, después de una llamada en 2004 y tres procesos con la selección, Karla se desapareció del juego de su vida. Las malas compañías se la llevaron de fiesta. Y ella se relajó y perdió la forma.

Pero logró reordenar su vida a tiempo. Y volver a ser la goleadora de raza que lleva en la sangre. Una pasión que ni su madre con terapias psicológicas pudo borrarle del ADN. Y ya que no pudo apagar el amor por el fútbol, la mamá se contagió y hoy es la primera fan de su hija, después de ver como el deporte ayudaba a Karla a reconducir su camino.

Hoy es la máxima goleadora nacional. “No me acuerdo bien… creo que llevo como 280 goles”, dice la despistada muchacha. Oigan bien porque el máximo goleador de la liga masculina lleva 250.

En Canadá, todos los partidos son finales para Costa Rica. “Y la que viene será la más importante y la más dura. Y ahí es donde nos jugamos todo. Vinimos a hacer el mejor papel, somos debutante y creo que lo estamos haciendo muy bien”, defiende.

Brasil en el horizonte. Costa Rica sueña. Karla espera.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!