Estados Unidos celebra un campeonato más