Horarios

Carli Lloyd lidera a la selección de EEUU

Carli Lloyd lidera a Estados Unidos hacia la gloria

VANCOUVER, Canadá.- “Está haciendo el torneo de su vida”. Lo dice Abby Wambach al micrófono de FIFA.com. Lo confirman los datos. Anotó el gol de la victoria de Estados Unidos ante China en cuartos de final y fue el factor determinante en el triunfo de las Barras y Estrellas en la exigente semifinal de la Copa Mundial Femenina de la FIFA Canadá 2015™.

Carli Lloyd ha sido distinguida como la mejor jugadora de la selección estadounidense en los tres últimos partidos de esta competición y no sólo por su goles. Su trabajo en todo el campo es, simplemente, impecable. “La entrenadora sabe que donde quiera que me sitúe en el campo voy a dar todo lo que pueda por ayudar al equipo”, dice la número 10.

Es una trabajadora nata. Una completa mediocampista. Pero además una personalidad fuerte en la que el equipo puede confiar porque se hace más grande en los momentos más complicados.

Complicado era asumir ese tiro de penal en el minuto 69’ ante la atenta mirada de los 51.176 espectadores que abarrotaban el estadio Olímpico de Montreal, más los millones que seguían el partido por televisión. Seis minutos antes, la alemana Celia Sasic, una auténtica especialista desde los 11 pasos, había lanzado fuera. Anotar era crucial para encauzar un partido muy cerrado ante un rival muy peligroso.

“Sólo me dije a mí misma que había hecho esto un millón de veces en los entrenamiento. Que era un gol muy importante pero que tenía que enfrentarlo con confianza y poner el balón en la red. Así que agarré la pelota, la puse en el punto y me quedé muy concentrada en el balón y en lo que tenía que hacer”, explica Lloyd a FIFA.com.

 

Así, sin pestañear, Lloyd pateó y engañó a la poderosa Nadine Angerer. A sus 32 años no le tiembla el pulso, pero su sangre fría viene de lejos. En la final olímpica de Pekín 2008 anotó el gol en la prórroga con el que se colgó la medalla de oro. Repitió cuatro años más tarde en Londres. Ante Japón, su verdugo en la final mundial de Alemania 2011, Carli Lloyd anotó dos goles en la gran final de Wembley y selló el cuarto oro olímpico para la selección estadounidense.

Entreno y vivo para esos momentos. Me preparo mucho mentalmente para poder estar preparada. Para ser dura y una competidor fiera. Para no venirme abajo en ninguna situación”, explica esta chica de New Jersey que al final del partido apuró acrobáticamente para asistir a su compañera Kelley O'Hara, que anotó el primer gol de su carrera internacional y sentenció el partido.

 

“Mis entrenadores durante años me han inculcado que hay que saber enfrentar todos esos momentos. Así he aprendido a no escapar nunca a ningún desafío. Debo identificar esos momentos importantes y saber que es ahí donde me tengo que levantar y ser más fuerte que nunca”. Esa templanza que exponen sus palabras, Lloyd la transmite y contagia en sus gestos, en su tono de voz calmado, en sus discurso sereno y en sus gestos pausados.

La jugadora del Houston Dash ya ha probado que es una roca en la que su compañeras pueden confiar. Por eso le siente tan bien la banda de capitana en el brazo. El próximo desafío, marcar también la diferencia en la gran final. Los grandes retos son para las grandes jugadoras.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!