Aficionados llenan Canadá de mucho color