El bebé también quiso celebrar y dijo: "Aquí adentro no me quedo". La madre corrió doble, en la casa y hacia el hospital.