No solo los jugadores corrieron y metieron los 90 minutos, desde los banquillos, los técnicos sufrieron y vivieron con intensidad el duelo.