El quinto partido sigue siendo una quimera para México y aquí sus siete verdugos.