La mitad de los inmuebles que albergaron partidos de la Copa Mundial serán convertidos en centros comerciales, oficinas o mercados.