Los fanáticos de La Roja apludieron el pase a octavos, mientras los seguidores marroquíes sonrieron por onbtener el empate.