La Roja llegó al mundial como una de las favoritas para ganarlo, pero ha venido de más a menos y cada vez disminuye más su margen de error.