Heimir Hallgrimsson dejó su cargo como seleccionador islandés, posiblemente para regresar a su profesión de dentista.