Martín Onti: "Tiempo de jugar en serio"

MADRID, España.- Derrotas, y empates que suenan a tal, exigen respuestas a tantas sorpresas. Iniciada la Copa del Mundo, Rusia es el lugar físico para representar lo que se parece a una tragicomedia futbolística. Pocos, sólo los más ácidos contertulianos de un show deportivo, habrían arriesgado resultados de asombro, de incredulidad en la matemática del papel y en la concepción de la realidad, a sabiendas de que nada perdían con su osadía.


Ni siquiera una extensa y experimentada mezcla de personalidades detectivescas desde Sherlock Holmes a Hercule Poirot pasando por Jacques Clouseau, podría haber vaticinado lo que está ocurriendo en este inicio del Mundial ruso. Difícil era suponer un empate de Argentina, una derrota de Alemania y otro empate como el de Brasil, al margen de partidos que se resuelven en el sufrimiento y la agonía como el de Portugal-España.

Sin embargo, y en apariencia, el resumen que nos va entregando el torneo tiene lecturas claras para entender de qué se trata una Copa del Mundo. El evento más trascendental del planeta a nivel deportivo, el fútbol, continúa asombrándonos cuando no hemos arribado ni al final de la primera fase.

En la comprensión de este presente, el único que parece haber entendido el significado y los propósitos a conquistar es el portugués Cristiano Ronaldo. Este Mundial, como cualquier otro acontecimiento de este tenor, necesita seriedad y concentración en lo que se debe hacer. No hay tiempo para flirteos con lo que puede llegar a ser porque un mal resultado condena al fracaso.

El análisis del "infortunio" de aquellos candidatos al título nos deja a la vista que ellos mismos labraron su futuro. Alemania perdió ante una brava selección mexicana porque no tuvo variantes de juego y, en desventaja anímica, se enteró tarde que no había retorno futbolístico; Argentina empató ante Islandia porque los de Sampaoli no supieron a qué jugar y jamás pudieron con la solidez y el orden de los nórdicos; Brasil salió riendo a ritmo de samba ante Suiza y terminó llorando a ritmo de tango, descorazonados y confundidos apenas si les alcanzó para una preocupante igualdad; y España, con su pesadumbre a cuesta, se olvidó que enfrente tenía el hambre personificado en el actual goleador del torneo.

Es necesario recapacitar pronto y que se haga hincapié, sobre todo aquellos que deben hacerlo por lógica, que estamos en pleno campeonato. Los amistosos se terminaron hace más de una semana atrás y deben saber que las especulaciones estratégicas, las perezas tácticas y las subestimaciones técnicas no perdonan. Ya vamos camino a la segunda ronda de cada grupo y es tiempo de jugar en serio si el objetivo es la Copa del Mundo.

 

Te invito a seguirme en Twitter @Ontifutbol

 

‪¡Felicidades @miseleccionmx y a todos los mexicanos! #MEX #MundialTelemundo ‬

Una publicación compartida de Telemundo Deportes (@telemundodeportes) el

ENLACES RÁPIDOS:

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!