Horarios

Dom.Sep.26 11:30 PM EDT
Dom.Oct.03 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 5:55 PM EDT
Sáb.Oct.23 9:00 PM EDT
Dom.Oct.24 1:30 PM EDT
Dom.Oct.31 2:30 PM EDT

Martín Onti: Poco para el asombro

MADRID, España.- Tengo que reconocer que nada ha resultado sorpresivo en esta fecha FIFA en la que ha habido un amplio popurrí de encuentros de nivel, al menos en nombres de selecciones nacionales, que ha despertado el lógico interés de quien se apresta a ser testigo de una nueva Copa del Mundo. Se ha podido observar, más que el trabajo personal de futbolistas necesitados de mostrarse para ganarse un lugar camino a Rusia, la hegemonía de equipos que basan su potencial en un trabajo grupal, de conjuntos decididos a priorizar el estilo por sobre el individualismo.
 
De las selecciones en teoría candidatas al título, hablo de las verdaderamente capaces de levantar el trofeo en Moscú, todas ellas han demostrado una intención de juego asociado a un sistema. Con sus más y menos, con el respeto al método y sin descuidar su técnica básica individual al servicio del conjunto, el ramillete de postulantes que teníamos en mente en un principio no se ha modificado en la revisión posterior.
 
 
Conceptualmente, ninguno de los serios aspirantes al título mundial ha decepcionado en estos días de enfrentamientos internacionales. Arriesgar más allá de España, Brasil y Alemania en este particular, con un minúsculo grupo secundario que dependerá de las circunstancias que siempre existen en el fútbol y en este tipo de torneos, sólo quedaría incorporar a la Argentina de Lionel Messi -a pesar de la categórica derrota ante los de Julen Lopetegui- y a la Francia de Didier Deschamps, si Kylian Mbappé mantiene su potencial futbolístico.
 
Desde una perspectiva posicionada en una postura de fútbol idealizado desde lo grupal y en base a una personal manera de entender el juego, mencionar otros candidatos pasa directamente por considerar la fortuna como parte esencial de un logro. Algo que no me parece adecuado si el análisis pasa por la razón y no por las consecuencias que devengan de lo teóricamente imposible.
 
 
Las esencias, los movimientos, los hombres, la práctica que no miente en el objetivo estratégico, y las intenciones tácticas al descubierto que han dejado expuesto dichos candidatos a ser campeones del mundo, nos llevan a comprender que las realidades no pueden engañar a los juicios. Que el todo es lo importante que se persigue y las partes suman para lograr ese propósito. En otras palabras, que el método de juego es lo fundamental y que el aporte técnico se torna secundario, aunque no menos significativo.
 
Ya no quedan más pruebas de estudio para ensamblar a las selecciones nacionales, ese tiempo se ha terminado. Las bases ya están armadas y sólo los detalles quedan por limarse. Apenas poco más de 2 meses para el inicio de Rusia 2018 y nada parece estar fuera del lugar que marca la historia del fútbol.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!