Horarios

Martín Onti: Nuevamente las formas

Este mundo del fútbol contemporáneo es para personas fuertes, de carácter sólido y capaz de lograr objetivos que queden al margen de lo aleatorio. En esas mentes que gobiernan este deporte cuentan, más que otra cosa, los resultados, los galardones obtenidos y finalmente lo que se pueda palpar en forma de triunfos a sabiendas de que las conquistas mantendrán a cada uno en su cargo, la preocupación máxima estriba en saber elegir a la persona justa para la posición que sea necesaria en aras de la gloria y su tan ansiada inmortalidad.

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, ya ha jugado sus cartas considerando estas premisas y ha anunciado que el elegido para reemplazar a Fernando Hierro tras la debacle futbolística-espiritual-institucional en que cayó la Selección de España tras los acontecimientos pre y post Copa del Mundo, es el asturiano Luis Enrique Martínez.

Todo indica, desde el irrumpir de Rubiales en el mundillo político de la RFEF, que las formas apuntan a ser la condena del directivo canario. Su intervención en el cese de Julen Lopetegui con el mundial a 48 horas de iniciarse, nos hacía pensar que había sido la gota que rebalsó un vaso que ya contenía aguas contaminadas de antaño, pero nos equivocamos, aquello no fue más que la continuidad del destino que él mismo ha ido forjando.

No sabría asegurar con convencimiento absoluto si Luis Enrique es el técnico idóneo para una España en jirones, como esta que nos dejó Rusia 2018. El tiempo de duelo no ha sido suficiente como para haber tomado distancia y sacudir presiones que aún se palpan en el aire. Sin embargo, las urgencias ameritaban una intervención –con Inglaterra y Croacia a la vista en próximos amistosos de septiembre- y la decisión debió adelantarse sin tiempo para curar las heridas correspondientes.

Sí, el mundo del fútbol en España está contagiado con sentimientos encontrados. La eliminación en el mundial que continúa, aún no ha tenido la concientización propia que requiere una pérdida no asumida por ahora. Se hubiese necesitado más de lo que estos días escasea en el mundo del éxito, el tiempo, y Luis Enrique, debo reconocer, ha sido lo suficientemente valiente para hacerse cargo de este complicado desafío.

El ambiente del fútbol español está dividido. Las encuestas, válidas o no, arrojan una pisión muy equilibrada entre quienes apoyan al estratega asturiano y entre quienes no. Inglaterra, que juega las semifinales en la Copa del Mundo, será el baremo de medición en apenas poco más de un mes a partir de la fecha. A partir de entonces se podrá hablar con propiedad. Por ahora sólo el silencio y el trabajo cuentan.

Martín Onti

ENLACES RÁPIDOS:

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!