Horarios

Sáb.Ago.07 5:55 PM EDT
Dom.Ago.15 1:30 PM EDT
Mié.Ago.18 9:00 PM EDT

Martín Onti: Morir al atardecer

MADRID, España.- Eran las 5:50 pm del 12 de junio, a escasos 3 días del debut de la Selección de España ante Portugal en el Mundial de Rusia, cuando la noticia hizo eco en el mundo deportivo español, y del mundo. A esa hora exactamente se dio a conocer que Julen Lopetegui ya era entrenador del Real Madrid. Que la suerte estaba echada y que nada importaba ante la evidente toma de decisiones sin importar las circunstancias posteriores.
 
 
 
 
En realidad, pienso que Julen Lopetegui priorizó su egoísmo por sobre lo que en ese preciso momento era más trascendental. No ha sido la elección escogida lo que escuece y ponía en duda su continuidad en medio de la Copa del Mundo al frente del seleccionado español, sino la forma y el tiempo elegido para dar a conocer una decisión que bien podría haber esperado hasta el final de la competencia.
 
En realidad, no alcanzo a entender al ser humano. Capaz de vender su esencia por  satisfacción personal desmedida. No encuentro palabras para explicar desde un punto medio, que complazca a todas las partes, la decisión asumida por el Real Madrid, por Florentino Pérez y, fundamentalmente, por Julen Lopetegui.
 
Nunca en mi trayectoria dentro del periodismo deportivo, me había encontrado con una tensión de tamaña incertidumbre. Los jugadores están ‘sockeados’. Esa es la verdad. No es que haya sorprendido el hecho de que el técnico guipuzcoano sea a partir de ayer el nuevo entrenador del Campeón de Europa, sino el trasfondo que la noticia ha ocasionado en el ambiente del fútbol español.
 
A excepción de los jugadores del Madrid –y con tal salvedad tampoco los eximo de tal desconcierto- el resto de los integrantes de la Selección de España, auxiliares incluidos, están pasando por un momento de incredulidad. No debe ser nada fácil sobrellevar esta novedad a sabiendas de que algo parecido a la traición ha tocado a sus puertas a escasas 72 horas de debutar en la justa mundialista.
 
Hoy, todo está revuelto en el búnker de Krasnodar. La consternación se abraza con el estupor y la confusión gana cada rincón donde transite un español. Los errores del ser humano, una vez más, han dado por tierra con la entereza de saber actuar sabiamente. Posiblemente al atardecer del 12 de junio haya muerto la ilusión de casi 45 millones de personas que soñaban, y anhelaban fervientemente, una segunda estrella en la camiseta española, ahora sin Julen Lopetegui al frente del cuerpo técnico.
 

ENLACES RÁPIDOS:

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!